Invertir utilidades en el hogar puede ser rentable

Compártelo!
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on StumbleUpon0Share on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

Seguramente usted estará pensando en estos momentos en la mejor manera de rendir sus utilidades, ya muy próximas a cobrar: ¿asegurar la vivienda, sobre todo ahora con tantos problemas climáticos y, al mismo tiempo, de acción del hampa dentro del hogar? o ¿hacer realidad su deseo de tener la cocina y/o el baño soñado? Ambas opciones son válidas a la hora de invertir ese dinero.

La arquitecta y diseñadora de interiores, Daniela Torres, considera como una inversión renovar baños y la cocina, ya que ambos trabajos son medianamente costosos y ameritan un presupuesto especial, sobre todo si se escogen artefactos y revestimientos de primera.

Lo que sí deben hacer las personas que opten por esta opción, es seleccionar los materiales más duraderos; de esta manera este gasto se convierte en una inversión, explica.

Recomienda además analizar bien tanto el estilo a escoger como los materiales y artefactos a seleccionar, partiendo del criterio de que las cocinas y los baños son, justamente, “las áreas del hogar de mayor uso y hasta abuso, especialmente la cocina, donde las condiciones de calor y humedad pueden desgastar rápidamente los materiales de poca calidad”.

Afortunadamente, y sobre todo en el caso de las cocinas, hay una gran diversidad de materiales -aclara la experta- para revestir los armarios, gavetas y alacenas, con la incorporación de la melamina y el vidrio pintado: “Así pasamos del sólo uso de la madera y la fórmica, a nuevos materiales más modernos y fáciles de trabajar, y a otros precios, por supuesto”.

En el caso de las paredes y pisos, hay disponibles desde cerámica y porcelanatos hasta mármoles y granitos; ojo, para esos espacios, el parquet ni los laminados que imitan la madera son recomendables.

Los artefactos electrodomésticos -desde hace unos años de la más alta tecnología e incluso ahorradores de energía-, como las nuevas neveras con dispositivos antihongos con lo que los alimentos duran más, y las más recientes lavadoras, muchas de ellas con la secadora incorporada que, además de ahorrar espacio, ya no tienen por qué estar escondidas en el lavadero, comenta.

“Agarre su calculadora, eche números y visite varios establecimientos especializados en este tipo de productos, si puede, haga realidad su sueño, piense que eso también es una inversión duradera”, aconseja.

Por lo seguro

Hay un viejo proverbio en Venezuela: acordarse de Santa Bárbara sólo cuando llueve; pues bien, eso fue lo que ocurrió recientemente en varias urbanizaciones de Caracas, donde cientos de personas no sólo perdieron sus viviendas sino todos sus enseres, y ahora lamentan no haber tenido cubiertas sus propiedades con pólizas de seguro patrimonial.

Según los expertos, se debe asegurar la vivienda por dos posibles amenazas, daños climáticos o la incursión del hampa que decida mudar todo su mobiliario, encontrándose usted con la desagradable sorpresa de tener la casa destruida y/o vacía.

Al mismo tiempo, recomiendan también asegurar las obras de arte -costosas de por sí como para estar libremente expuestas en una pared o en un mueble cualquiera de la casa- contra robos, incendios y otros daños.

El arte es importante, y si se asegura una vivienda, por qué no proteger una obra de arte con valores tan altos como los de un inmueble, plantean.

“Para este tipo de obras valiosas existe un seguro que cubre la pérdida de estas piezas debido a un robo, un incendio, un terremoto o cualquier otro fenómeno meteorológico. El alma de cualquier seguro es cubrir el sustento económico de una persona, y qué mejor manera de hacerlo que protegiendo aquello que tiene mayor valor económico como este tipo de obras artísticas”.

Allí recomiendan a aquellos clientes que tengan una obra de arte, sobre todo si se adquirió vía herencia, conocer su valor real a través de la investigación de un historiador de arte.

Así que planifíquese bien, y tome buenas decisiones que lo ayuden a multiplicar los churupos de las utilidades de este año.

Vía UN